fbpx

Ser la mamá de Andrea (18 años ) y Dana (11 años) ha sido uno de los más grandes regalos que Dios nos ha dado a su papá y a mí. Cada día mis ojos se iluminan al verlas, tan llenas de vida, tan alegres, las escucho reír y mi corazón se desborda de amor. Sin embargo esto no quiere decir que no hayan habido retos en el camino ( y que los siga habiendo).

En un mundo tan cambiante, donde abunda la información y la desinformación, donde a causa de la cantidad ilimitada de distractores resulta cada vez más difícil mantenerse conectado al corazón de tus hijos, es necesario estar alertas y buscar a toda costa guardar sus mentes y sus corazones.

La adolescencia y preadolescencia presentan un gran reto para nosotros como padres pues es una etapa de cambios, donde nuestros hijos desafían los límites y las reglas. Me gustaría compartir 4 claves que me han ayudado a navegar estas etapas de la mejor manera:

  1. CONSTANCIA. Oración constante por mis hijas. Aunque como típica mamá, me esfuerzo por tener el control de todo, he aprendido que no hay herramienta más poderosa que la oración para cambiar las cosas que deben cambiar tanto en mi como en ellas.
  2. PAZ. Buscar paz y guía en Dios y en Su palabra. Es cierto que puede haber momentos, días ( o meses jaja) en que no encontramos paz y que no sabemos cómo manejar algún tema o circunstancia con nuestros hijos, pero es ahí donde el mejor lugar para correr a buscar guía es con Aquel que los conoce aún mejor que nosotros, con Su Creador, con nuestro Padre.
  3. UNIDAD. Estar en un mismo sentir y un mismo pensar papá y mamá. Dice la Palabra que una casa dividida contra sí misma no puede permanecer y aplica igual para los hijos, cuando ellos ven que papá y mamá no se ponen de acuerdo, crea confusión e inseguridad en ellos.
  4. CONEXIÓN. Tratar de ser empática con mis hijas. ¡Que rápido olvidamos que nosotros también fuimos niños, adolescentes y jóvenes! Debo admitir que mi forma de educar a mi primer hija fue muy rígida y exigente en un inicio; agradezco que Dios me mostró a tiempo el daño que podía dejar en ella si yo no cambiaba mi actitud. El entender que ellas están descubriendo el mundo, conociéndose a sí mismas y teniendo su propia relación con Dios me ha ayudado a ser más empática con ellas.

Y por último, pero creo que lo más importante, ha sido tratar de vivir lo que predicamos, que el centro de nuestra familia sea Dios y que en todo tiempo esté presente: en nuestras pláticas en el carro, en la sobremesa, cuando algo sale bien, cuando algo sale mal, que ellas puedan descubrir a Cristo siempre presente en sus vidas.

Deuteronomio 6:7-9 Repíteselos a tus hijos una y otra vez. Habla de ellos en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Átalos a tus manos y llévalos sobre la frente como un recordatorio.  Escríbelos en los marcos de la entrada de tu casa y sobre las puertas de la ciudad

Te puede interesar

Segundo lenguaje del amor: Toque físico

Segundo lenguaje del amor: Toque físico

Segundo lenguaje del amor: Toque físico Existe un innegable poder emocional en tocar a los amamos. por eso se anima a los padres a que carguen y abracen a sus pequeños Entonces qué me dices de los jóvenes? ¿Son diferentes? Es el toque físico al emocional para el...

Esto también pasará

Esto también pasará

Mi nombre es Jay, la familia que Dios me regaló se conforma por mi esposo David y mi hijo David Alejandro, quién atraviesa por los terribles dos años. A esta temporada le llaman así porque los berrinches se vuelven pesados e intensos. Además que se le suma que:...

Primer lenguaje del amor: Palabras de afirmación.

Primer lenguaje del amor: Palabras de afirmación.

Primer lenguaje del amor: Palabras de afirmación. Lo típico cuando los jóvenes se sienten muy heridos por las palabras negativas, es un indicador  que las palabras de afirmación hablan a lo más profundo de la necesidad emocional de amor del adolescente. Tanque de amor...

Cómo recibir restauración despues de un divorcio

Cómo recibir restauración despues de un divorcio

Hola mi nombre es Citlali Morgan tengo 45 años de edad, soy de Culiacán Sinaloa pero el destino me trajo a vivir a la ciudad de Tijuana donde actualmente vivo con mi esposo y 2 de mis tres hijos. Somos una familia que sigue creciendo en todas las áreas de nuestras...

El deseo del joven de ser nutrido

El deseo del joven de ser nutrido

El tercer aspecto en el amor a tu adolescente es nutrirlo. Esto tiene que ver con la alimentación del espíritu interno de tu adolescente. Nosotros nutrimos nuestras plantas cuando mejoramos el suelo en el que están plantadas. Lo mismo hacemos con los jóvenes al...

El deseo del joven por aceptación

El deseo del joven por aceptación

El poder de la aceptación y el rechazo. Un segundo elemento del amor emocional es sentir aceptación de los padres. Un adolescente de catorce años dijo: “La cosa que más me gusta de mis padres es que me aceptan por lo que soy. No tratan de que sea como mi hermana...

El poder de la oración

El poder de la oración

Hace muchos años, diría que unos 25, tenía a mis hijos pequeños entre 7 y 8 años, algo que siempre me tenía preocupada era que mi hijo el mayor, era muy travieso, aunque decían que era normal, yo tenía temor porque no media los riesgos de sus travesuras;  que...

El amor de los padres

El amor de los padres

En mi opinión lo más importante es que los padres aprendan cómo satisfacer con eficacia la necesidad por amor emocional del adolescente. A qué me refiero con “amor emocional” En lo más profundo del alma del joven se encuentra el deseo de sentir la conexión, la...

Si es posible

Si es posible

Recuerdo el día que nació mi primer niño como si fuera ayer, esa cascada de sentimientos y emociones que descubrí ese día, tantos anhelos nacieron en mi corazón, tantos sueños, tanta dicha y gratitud por tener en mis brazos a mi hijo, a la vez nacieron emociones y...

¿Quién es el joven de hoy?

¿Quién es el joven de hoy?

Los desafíos básicos que afrontan los jóvenes de hoy son muy similares a los que tú enfrentaste cuando eras adolescente. Por una parte el gran reto de la aceptación y adaptación a los cambios que ocurren en el cuerpo, el desarrollo de una nueva manera de pensar, un...

Share This