fbpx

Mi nombre es Jay, la familia que Dios me regaló se conforma por mi esposo David y mi hijo David Alejandro, quién atraviesa por los terribles dos años. A esta temporada le llaman así porque los berrinches se vuelven pesados e intensos. Además que se le suma que:

  • Integraron a su vocabulario el “no”
  • Se sienten autónomos
  • Quieren imponer sus deseos

Y todos estos cambios al inicio me desubicaron y lastimaron, recuerdo uno de los berrinches que me dio la bienvenida a esta etapa y yo no tenía ni idea de que hacer, subí y bajé las escaleras, me senté, me paré, lo dejé, lo cargué, lloré y dejé de llorar, “¿Qué le pasa?” “¿Cómo lo calmo?” “¿Qué botón le pico para que se apague?” 

Y luego de un segundo a otro se calmó. Me dejó desgastada, asustada, sintiéndome incapacitada. 

¿Recuerdas como fueron los terribles dos de tus hijos? 

Nuestro deber se ha vuelto capacitarnos, aprendimos que con violencia los berrinches no se hacen menos, dándoles todo tampoco, pero hay avances significativos cuando lo acompañamos, lo conocemos y nos anticipamos. 

Te cuento esto porque de pronto los preadolescentes y adolescentes  se comportan como los de niños de 2 años, no controlan sus emociones, están enfrentándose a cambios que ni ellos entienden, quieren ser grandes sin dejar los privilegios de ser pequeños, y quizá como papás, al igual que nosotros se han llegado a sentir abrumados por la situación. 

Me ayuda saber que antes que nosotros seamos sus padres terrenales, mi hijo tiene un Padre Celestial que no lo soltará, y eso me hace ser intencional en el acompañamiento por que entiendo que será de impacto para su vida, aún cuando no se nos permita físicamente (porque a veces no quieren ni que los toques), pero podemos abrazarlos con nuestras oraciones. 

Cuando estaba embarazada le pedí a Dios una promesa para declararla sobre mi hijo y me dio esta: 

1 Crónicas 17:13 Yo seré su padre, y él será mi hijo. Nunca le retiraré mi favor.

Así que abrazo a mi hijo con esta palabra de confianza. Confianza que tiene un Padre Celestial que nunca le retirará su favor, ni su amor, ni su paternidad. 

¿Cuál es la oración con la que abrazas a tus hijos? Comienza a declarar que a pesar de la dificultad de la temporada ellos tienen un futuro y una esperanza en Dios. 

¡Respira, esto también pasará! 

Familia Gómez Orozco. 

Te puede interesar

Segundo lenguaje del amor: Toque físico

Segundo lenguaje del amor: Toque físico

Segundo lenguaje del amor: Toque físico Existe un innegable poder emocional en tocar a los amamos. por eso se anima a los padres a que carguen y abracen a sus pequeños Entonces qué me dices de los jóvenes? ¿Son diferentes? Es el toque físico al emocional para el...

Primer lenguaje del amor: Palabras de afirmación.

Primer lenguaje del amor: Palabras de afirmación.

Primer lenguaje del amor: Palabras de afirmación. Lo típico cuando los jóvenes se sienten muy heridos por las palabras negativas, es un indicador  que las palabras de afirmación hablan a lo más profundo de la necesidad emocional de amor del adolescente. Tanque de amor...

Cómo recibir restauración despues de un divorcio

Cómo recibir restauración despues de un divorcio

Hola mi nombre es Citlali Morgan tengo 45 años de edad, soy de Culiacán Sinaloa pero el destino me trajo a vivir a la ciudad de Tijuana donde actualmente vivo con mi esposo y 2 de mis tres hijos. Somos una familia que sigue creciendo en todas las áreas de nuestras...

El deseo del joven de ser nutrido

El deseo del joven de ser nutrido

El tercer aspecto en el amor a tu adolescente es nutrirlo. Esto tiene que ver con la alimentación del espíritu interno de tu adolescente. Nosotros nutrimos nuestras plantas cuando mejoramos el suelo en el que están plantadas. Lo mismo hacemos con los jóvenes al...

El deseo del joven por aceptación

El deseo del joven por aceptación

El poder de la aceptación y el rechazo. Un segundo elemento del amor emocional es sentir aceptación de los padres. Un adolescente de catorce años dijo: “La cosa que más me gusta de mis padres es que me aceptan por lo que soy. No tratan de que sea como mi hermana...

El poder de la oración

El poder de la oración

Hace muchos años, diría que unos 25, tenía a mis hijos pequeños entre 7 y 8 años, algo que siempre me tenía preocupada era que mi hijo el mayor, era muy travieso, aunque decían que era normal, yo tenía temor porque no media los riesgos de sus travesuras;  que...

Share This