fbpx

¿Soy realmente feliz o aparento serlo?

por | Abr 20, 2020 | Aurora Mujeres | 0 Comentarios

¿Soy realmente feliz o aparento serlo?

En estos tiempos de inestabilidad mundial, pandemia, crisis financiera, etc., el cual nos ha llevado a vivir un paréntesis en nuestra vida cotidiana, el poner en espera planes, metas o sueños que al inicio del 2020 nos propusimos, pueden estar afectando de alguna manera nuestra felicidad.

Seguramente si le preguntáramos a cualquier persona, ¿cuál es su sueño en la vida? la gran mayoría contestarían: “ser feliz o alcanzar un grado de felicidad anhelado”.  El problema es que muchas veces buscamos o basamos esa felicidad en cosas o situaciones que más allá de acercarnos, nos alejan de nuestro objetivo. Debemos partir de ésta base: “la felicidad es un estado o condición que viene del interior o el corazón y no depende de nadie más o de circunstancias externas”.

Desde un punto de vista medico, un corazón vivo y sano, funciona y late de manera normal; así mismo el trabajo que realiza este para bombear sangre con todos sus nutrientes y distribuir vida al organismo. El corazón durante su funcionamiento realiza un sonido cadente, alegremente rítmico y constante.

 En el área de las emociones o del alma, el corazón es la esencia de lo que en realidad somos, es esa parte de nuestro ser del cual la Biblia habla en Proverbios 23:7 Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.

La trampa de la falsa felicidad

El corazón alegre es una buena medicina, pero el espíritu quebrantado consume las fuerzas.  Proverbios 17:22

Es muy fácil que se apague la alegría o felicidad en una atmósfera llena de reglas exageradamente estrictas, en medio de una familia sin muestras de afecto y amor donde prácticamente nadie dice: “Te amo, eres importante, te felicito, estoy orgullosa de ti”, en ambientes hostiles que causan estrés, ansiedad, baja autoestima o hasta depresión. Otras personas pierden su alegría viviendo en el afán, al pasar la mayoría del tiempo demasiado ocupados con responsabilidades, obligaciones, actividades rutinarias y horas de trabajo demasiado extensas. El agotamiento y la decepción pueden destruir la alegría de una persona paulatinamente. Una gran mayoría basa su alegría en poseer cosas materiales o posiciones de importancia en su trabajo u organización a la que pertenecen. Por otra parte, existen quienes pierden su alegría porque abandonan o claudican en sus metas, sueños y anhelos.

Vivir con falta de felicidad no solo afecta a la persona que vive en dicha condición, sino que influye considerablemente de manera negativa a otros en su entorno.

Es tiempo de plantearnos de manera personal y como sociedad, las siguientes preguntas: ¿Soy realmente feliz o aparento serlo? ¿Por qué he perdido la alegría? ¿Soy una mujer triste con momentos alegres o soy una mujer alegre con momentos tristes? ¿En que se basa mi estado de ánimo?

1. Ser llena del Espirítu de Dios diariamente

En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, 23 humildad y control propio. ¡No existen leyes contra esas cosas!  Gálatas 5:22-23

La alegría y la paz que Dios da vienen de Su espíritu y se convierte en una fuente constante de alegría. El gozo de Dios es duradero y permanente., proviene de una fuente inagotable que fluye desde lo mas profundo de nuestro corazón para ser expresado a través de nuestra actitud, acciones e incluso nuestra mirada. Depende solo de Dios quien da el verdadero valor de la vida, el propósito y la plenitud.

2. Dar gracias en la adversidad y ser feliz a pesar de situaciones contrarias.

Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:18

Agradecimiento es un estilo de vida que proviene de un corazon humilde. Esto lleva a tener dicha actitud incluso en momentos de adversidad, no es conformismo, sino un estado de accion de gracias a Dios  por lo que se tiene o por lo que esta pasando. Confiando que el plan de Dios para nuestra vida y familia es bueno, agradable y perfecto. Agradecimiento y felicidad son actitudes comunes cuando nos encontramos conectados a Dios.

Me has dado más alegría que los que tienen cosechas abundantes de grano y de vino nuevo Salmos 4:7

3. Descubrir tu propósito de vida y perseguirlo.

Me mostrarás el camino de la vida, me concederás la alegría de tu presencia y el placer de vivir contigo para siempre Salmos 16:11

Probablemente te has preguntado: ¿Cuál es la razón por la que me levanto cada mañana? ¿Qué me da verdadera sensación de plenitud? ¿Cuál es mi propósito de vida?

Existe una triada que se debe hacer cada día: tener dirección, sentido y propósito. La dirección se encuentra en la palabra de Dios al leerla y aplicarla en tu vida. El sentido de vivir una vida plena la encuentras rodeándote de aquellos que amas. En esta vida no existen cosas importantes, existen relaciones importantes. Y el propósito de Dios en tu vida te brindará el placer y felicidad al hacer lo que mas te apasiona en la vida. Para mi es servir a Dios y los demás.

Mis planes y metas están enfocados en mi propósito en Dios. Durante estos tiempos de turbulencia y crisis actuales es precisamente cuando la alegría, la fe y la esperanza nos alientan a salir adelante sin perder la felicidad, ya que el gozo de Dios es nuestra fortaleza.

Mis planes para ustedes solamente yo los sé, y no son para su mal, sino para su bien. Voy a darles un futuro lleno de bienestar. Jeremías 29:11 

 

4. Deja de criticarte, haz a un lado la queja y aprende a creer en tí.

En cambio, vístanse con la belleza interior, la que no se desvanece, la belleza de un espíritu tierno y sereno, que es tan precioso a los ojos de Dios. 1 Pedro 3:4

Yo no creía en mi misma, por lo tanto vivía triste, enojada, frustrada, desanimada, con baja autoestima, y hasta me caía mal a mí misma. Fue entonces cuando tuve un encuentro real con Dios hace 16 años; desde entonces decido cada día vestirme con la belleza de un espíritu tierno y sereno, desarrollando un nuevo estilo de vida. Yo no creía en mi misma, por lo tanto vivía triste, enojada, frustrada, desanimada, con baja autoestima, y hasta me caía mal a mí misma. Fue entonces cuando tuve un encuentro real con Dios hace 16 años; desde entonces decido cada día vestirme con la belleza de un espíritu tierno y sereno, desarrollando un nuevo estilo de vida.

Estos son algunos puntos, los cuales de manera asertiva trato de vivir:

  • Acéptate como eres, esfuérzate por ser la mejor versión de ti misma y supérate todos los días.
  • Primero debes de estar totalmente enamorada de Dios y de ti misma, para después salir al mundo y compartir ese amor con alguien más.
  • La única responsable de tu realidad eres tú. Si piensas de manera positiva atraes cosas y personas positivas a tu vida.
  • Aprende a escuchar y a no juzgar a las personas.
  • Agradece todo lo que tienes y espera lo mejor de Dios.
  • Encuentra lo que te apasiona y hazlo.
  • No seas tan dura contigo misma.
  • Nunca le hagas a alguien lo que no te gustaría que te hicieran a ti.
  • Rodéate de gente que te impulsa a ser mejor.

escrito por

Cinthya Zamudio

Aurora Mujeres

Nuestra visión es que la mujer alcance su máximo potencial cuando es motivada y conectada al propósito que Dios tiene para ella y por el cual fue creada.

En Aurora Mujeres podemos ser nosotras mismas, abrir nuestro corazón, verte a ti misma de la misma manera en como Dios te ve, dejar atrás los errores y comenzar de nuevo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

No me olvidaré de tí

No me olvidaré de tí

Nuestras anécdotas de infancia son ilimitadas, podríamos cada una escribir un libro de nuestra vida y seguir haciendo versiones nuevas, añadiendo momentos según como pase el tiempo. Hoy abro mi corazón para compartirte una de esas pequeñas historias. La casa de mi...

El encuentro que lo cambió todo

El encuentro que lo cambió todo

El encuentro que lo cambió todoGaby CastañedaFue en el año 2016, estaba viviendo un proceso de cáncer. Tenía un absceso en la mariposa de la glándula tiroides, éste me había afectado todos los órganos de mi cuerpo. Estaba muy débil, cansada, sin esperanza, me sentía...

Cuando las olas vienen

Cuando las olas vienen

Cuando las olas vienenHan pasado dos años desde que mi pequeña Abriana se fue con el Señor, la extraño inmensamente. No hay un día que pase en el que no piense en ella. Cuando siento ansiedad o empiezo a sentir una tristeza inmensa el Señor me recuerda que ella ya no...

Gratitud en medio de crisis

Gratitud en medio de crisis

Gratitud en medio de crisis En mi práctica como terapeuta familiar, todos los días me encuentro con padres e hijos, parejas y relaciones quejándose por la falta de amor o aprecio de uno hacia el otro. Escucho cosas como; “no le importo”, “no me siento amado(a)”, “no...

Cuando las cosas no salen como planeas

Cuando las cosas no salen como planeas

Cuando las cosas no salen como planeas Desde que era una niña tenía mi vida planeada. Me casaría a los 18 años y tendría mis 4 hijos antes de cumplir 25. Que sorpresa recibí cuando llegué a mis 18 años. Si tenía novio, pero mi novio tenía otros planes. En ese entonces...

La mujer y las finanzas

La mujer y las finanzas

La mujer y las finanzasSer una familia de seis en cuarentena puede ser muy entretenido porque siempre hay alguien dispuesto a acompañarte a hacer algo, ya sea a jugar un scrabble, ver una película o a salir a caminar, ¡uno siempre encuentra un voluntario dispuesto!...