fbpx

Relaciones

Ayuda, mi hijo está muy enojado conmigo

Con más tiempo en familia que nunca, la probabilidad de conflicto familiar es alta. Y responder amorosamente a su hijo que está enojado con usted es difícil. Ser el receptor de la furia hirviente de su hijo puede ser agotador.

El conflicto entre padres e hijos es inevitable.

Todavía recuerdo cuando era un adolescente y mis padres decían que castigarme era más difícil para ellos que para mí. Pensaba sarcásticamente para mis adentros: “Claro, está bien”.

Pero décadas después, como padre, siento exactamente lo mismo. Odio cuando mis hijos se enfadan conmigo.

Como padres, puede ser difícil ver a nuestros hijos sufrir las consecuencias de sus propias acciones.

Pero así es como aprenden. Y ningún libro para padres te prepara para ese sentimiento horrible que experimentas cuando tu hijo es desobediente, desafiante. . . y enojado.

Pero involucrarse en un conflicto saludable no sucede simplemente, requiere habilidad y práctica.

Aquí hay algunas sugerencias sobre cómo responder a su hijo durante y después de un conflicto. 

Tome un descanso de pausa.

Es difícil mantener la calma cuando tu hijo está explotando de ira. Eso es porque la ira tiene el efecto de alejar a otra persona. Además, las rabietas activan el sistema de respuesta al estrés de nuestro cuerpo: lucha, congelación o huida. Cuando no te respetan, es natural querer contraatacar, pero no ayuda. El autor LR Knost sugirió: “Cuando las personas pequeñas se ven abrumadas por grandes emociones, es nuestro trabajo compartir nuestra calma, no unirnos a su caos”.

Si bien es un desafío, es importante demostrar amabilidad incluso a través de desacuerdos y frustraciones. Para hacerlo, debemos calmar nuestro cerebro emocional involucrando nuestro cerebro lógico. Si es necesario, aléjese durante unos minutos (u horas) para relajarse.

Date tiempo para superar tu reacción inicial de modo que puedas avanzar hacia una respuesta más reflexiva. Manejar su propio malestar es una de las mejores formas de enseñar a nuestros hijos a manejar el suyo.

Ayúdalos a explorar lo que hay debajo de la superficie.

La ira es una respuesta natural al dolor y, a menudo, encubre heridas realmente grandes. La ira puede ser una respuesta inmediata a algo que se siente amenazante en el momento o puede acumularse con el tiempo. Con muy pocas excepciones, los niños y adolescentes enojados a los que aconsejo dicen sentirse ignorados, sin importancia o devaluados.

Enseñar a nuestros hijos a manejar emociones poderosas es una valiosa habilidad para la vida. La ira puede provenir de un lugar muy profundo que busca reconocimiento y expresión. Responde reconociendo su emoción mientras mantienes un límite: “Está bien sentirse enojado, pero no está bien ser irrespetuoso, dar portazos o tirar del cabello de tu hermana”. O, “Entiendo que estés enojado conmigo porque quieres quedarte a dormir en la casa de Lisa. Mi respuesta es firme, pero cuando te sientas más tranquilo, podemos discutir mi razón”.

Comprométete donde puedas.

Una vez escuché a un experto en crianza aconsejar que no se comprometan con niños molestos porque “no negociamos con terroristas”. Si bien entiendo el sentimiento general (más o menos), creo que es más útil conectarse donde sea que pueda. Cuando su niño o adolescente se tome el tiempo para explicar su punto de vista de una manera reflexiva y respetuosa, ¡bienvenido! Y agradecerles después. Si bien, sin duda, tiene muchos puntos válidos, bajo presión, es probable que su hijo rechace información nueva (y útil) en lugar de luchar con ella.

Cuando su hijo esté tranquilo, considere comenzar con “Antes que nada, quiero que sepas que te amo”. El objetivo aquí no es comprometer sus puntos de vista o creencias, sino modelar para sus hijos la voluntad de entablar conversaciones difíciles. Después de todo, el hierro afila al hierro.

Fomentar la expresión saludable.

Cuando los niños creen que han sido tratados injustamente, les resulta difícil controlar su hostilidad. Los niños en edad escolar son más capaces de demostrar niveles más altos de autocontrol en comparación con los niños pequeños o preescolares. Sin embargo, las habilidades de autocontrol son beneficiosas a cualquier edad. De hecho, la investigación sugiere que la capacidad de un niño para regular sus emociones es una medida más válida que el coeficiente intelectual para predecir el éxito académico.

Los niños más pequeños utilizan el juego imaginario para ayudarlos a autorregularse. A través del juego, los niños “ensayan problemas” con sus compañeros, desarrollando y mejorando sus habilidades sociales, emocionales y de resolución de conflictos.

Si usted es el padre de un adolescente enojado, conoce la dificultad de comunicarse a través del desprecio. Anímelos a autorregularse pero, por muy tentador que sea, evite gritar: “¡Ve a tu habitación y respira un poco!”. El punto aquí es ayudar a su adolescente a expresar su irritación de manera productiva. Con los adolescentes a los que aconsejo, los entreno para que sean autodisciplinados al pedir con calma lo que necesitan. Las frases útiles incluyen: “Mamá, ¿podemos cambiar de tema? Me estoy enfadando. O ‘Papá, necesito salir de la habitación y procesar mis sentimientos’.

Libere el control y manténgase conectado .

Durante tiempos de conflicto, la crianza de los hijos puede sentirse como un juego interminable de establecer y hacer cumplir los límites, lo cual no es divertido para nadie. Es tentador aplastar la resistencia de nuestros hijos ejerciendo control o dominio. Intentar controlar el comportamiento de nuestro hijo puede sentirse bien en el momento, pero a menudo exacerba las tensiones. En su lugar, concéntrese en la construcción de relaciones. Según la experta en comunicaciones, Melodie Stanford Martin, dos objetivos principales en cualquier conflicto son: (1) Proteger la relación y (2) aumentar la probabilidad de entendimiento en ambos lados. Declaraciones como, “Estás haciendo un buen punto,” y, “Nunca pensé en ello de esa manera. . .” son formas poderosas de unirse a su hijo y aumentar la conexión.

Lo entiendo. Este enfoque es un giro radical a la izquierda de la forma en que muchos de nosotros fuimos criados. Pero ese giro se vuelve más suave cuando cambiamos nuestra mentalidad lejos del control y hacia la conexión. En pocas palabras, su hijo necesita creer que, a pesar del conflicto, la relación permanece segura e intacta.

Te puede interesar

¿Cómo trabajar en equipo con los maestros de nuestros hijos?

¿Cómo trabajar en equipo con los maestros de nuestros hijos?

Familia¿Cómo trabajar en equipo con los maestros de nuestros hijos?Puede parecer que la escuela y el hogar son dos cosas separadas. Se superponen con la tarea diaria o en eventos escolares, pero por lo demás existen por separado. En un mundo ideal, este no debería ser...

¿Estás preparado para la temporada navideña?

¿Estás preparado para la temporada navideña?

Familia¿Estás preparado para la temporada navideña?Para muchos de nosotros, la temporada navideña es un momento que se anticipa con alegría y ansiedad. Claro, amamos las celebraciones, las tradiciones familiares y apreciamos los recuerdos de las fiestas pasadas; pero...

¿Y si esta fuera tu última Navidad?

¿Y si esta fuera tu última Navidad?

Familia¿Y si esta fuera tu última Navidad?¿Qué pasaría si supieras que esta Navidad sería tu última Navidad? Lo sé, lo sé, no es algo divertido en lo que pensar. Fue la víspera de Navidad, hace dos años, cuando mi difunta esposa y yo nos sentamos juntos en una cama de...

¿Cómo ayudar a mi preadolescente a ser valiente?

¿Cómo ayudar a mi preadolescente a ser valiente?

Familia¿Cómo ayudar a mi preadolescente a ser valiente? Cuando escuchamos la palabra valentía, a menudo pensamos en estos grandiosos momentos de valentía. Experiencias como saltar desde un trampolín alto, participar en un equipo ultracompetitivo o dar el primer paso...

¿Qué debemos tomar en cuenta como padres de hijos en secundaria?

¿Qué debemos tomar en cuenta como padres de hijos en secundaria?

Familia¿Qué debemos tomar en cuenta como padres de hijos en secundaria? Si hay un tema común que surge cada vez que hablo con los padres de los estudiantes de secundaria es este: es muy confuso y muy difícil entender los diferentes cambios que viven nuestros hijos en...

El problema con el tiempo

El problema con el tiempo

Familia El problema conel tiempo Podría escribir mil artículos sobre la culpa de los padres. El tema es amplio y está siempre presente en la mente de la mayoría de los padres. Es el temor constante de que tal vez no seas un buen padre. Podría escribir un libro sobre...

¿Cómo puedo ayudar a mis hijos en los conflictos?

¿Cómo puedo ayudar a mis hijos en los conflictos?

Familia¿Cómo puedo ayudar a mis hijos en los conflictos? Por mucho que nos gustaría encerrar a nuestros hijos en una burbuja protectora y mantenerlos alejados de todo conflicto, la realidad es que no podemos hacer eso. El reto es una parte muy real de la vida y es...

Share This