fbpx

El encuentro que lo cambió todo

por | May 22, 2020 | Aurora Mujeres | 1 Comentario

Fue en el año 2016, estaba viviendo un proceso de cáncer. Tenía un absceso en la mariposa de la glándula tiroides, éste me había afectado todos los órganos de mi cuerpo. Estaba muy débil, cansada, sin esperanza, me sentía perdida. Baje en este tiempo más de 15 kilos, no tenía fuerza ni siquiera para abrir una botella de agua. Nunca pensé que era tan importante ésta glándula en todo el organismo, todo mi cuerpo estaba afectado, me encontraba casi a punto de hacerme radiaciones para poder quitarlo. En ese tiempo hice en un viaje a la Ciudad de México, en mi estancia allá, vi a una prima que tenía muchos años sin ver, ella me dijo que si le permitía orar por mí. Y me preguntó si quería recibir a Jesús en mi corazón. Dije “pues adelante, hagámoslo” No tenía nada que perder.

Hicimos la oración de Fe. Jamás pensé la libertad que encontraría en esa oración. Esa oración apuntó mi mirada a la única fuente de salvación, Jesús.

Romanos 10:10 “Con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se hace la confesión para salvación”

En ese momento sentí algo extraño físicamente. Algo me invadió de esperanza, aunque físicamente todavía me sentía mal, habría recobrado fuerzas, tenía ánimo. Sentía como si me hubieran hecho una transfusión de sangre. Me sentía tan diferente que quería seguir haciendo esa oración todos los días. A los días le escribí a mi prima, le dije que si podía orar de nuevo. Ella oró por mi nuevamente pero también me escribió una oración. Durante la siguiente temporada hice esa oración hasta que era natural para mi orar y encontrar en Dios mi fuerza.

Creo que, sin saber, durante ese tiempo active el poder creativo que la palabra hablaba en mi vida. Declaraba que era sana, que renunciaba a toda enfermedad, a cualquier trastorno en mi cuerpo y que mis células eran sanas. La Biblia dice que cualquiera que sabe controlar su lengua podrá controlar todo su cuerpo y así fue. Empecé hablar palabra de fe, aprendí alimentar mi sistema nervioso con un lenguaje constructivo, edificante, progresivo y victorioso. Así pasaron 6 meses repetía el Salmo 23 “El Señor es mi pastor y nada me faltara” y me adueñaba del verso 4:

“Aunque ande en valle de sombre de muerte, no temeré mal alguno, por que tu estarás conmigo, tu vara y tu cayado me infundirán aliento”

Mi fe se volvió inquebrantable, hasta dejar que el Espíritu de Dios cumpliera el propósito que Dios tenía en mi vida durante esa temporada. Así pasaron varios meses. Antes de que me hicieran el estudio para empezar el tratamiento, fui al doctor y el doctor asombrado hablo la realidad de lo que yo había declarado en fe, no encontró nada en la mariposa de la tiroides. Me dijo que no se explicaba que había sucedido, que no podía ser error medico pues había 8 radiografías antes de otros médicos donde se veía lo que tenía afectado.  Yo sí tenía la explicación a esto. Yo sabía que era Dios quien había hecho eso. En ese momento me dio de alta y me suspendió todo el medicamento, me dio varias citas posteriores durante un año para volver a revisar, pero jamás volví a padecer el mal.

Nada volvió a ser como antes, entendí que la oración que hice con tanta fe meses atrás quedó incubada en mi cuerpo y había dado fruto. Comprender esto, marco un punto culminante en mi vida, estaba tan agradecida que en ese mismo momento dije Señor de ahora en adelante voy a servirte, úsame como tu quieras. Empecé a ver en línea algunas prédicas y alabanzas durante más de un año. Busqué de Dios por lo que tuviera al alcance. No conocía ninguna iglesia, ni persona, solo pedía que Él me guiara donde tenía que estar.

Durante ese tiempo Dios me dio el siguiente versículo:

Jeremías 33:3 Clama a mí y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Hubo un sentir en mi corazón, tenía que ayudar a más mujeres, compartir de Dios y de lo que hizo en mí. Empezó a ponerme a personas que estaban buscándole, cuando menos me di cuenta ya habíamos abierto un grupo en mi casa para ayudar a mujeres que estaban buscando a Dios.  Un día, una de las que venía nos invito a congreso Aurora en Guadalajara. Dios puso los medios y fuimos 12 mujeres. Fue un fin de semana increíble. Dios confirmo todo lo que había estado haciendo a través de mi testimonio, inmediatamente sentí en mi corazón “esta es tu casa, aquí servirán tu y familia”

Cuando regresé a Vallarta donde vivía, quería agarrar mis cosas e irme a vivir a Guadalajara. Así de segura estaba que La Roca era mi casa. Pero pasaron los meses y la idea de irnos para allá se veía frustrada. Busqué maneras para que mi familia y yo siguiéramos conectados con esa visión. Fuimos al encuentro y a otro encuentro a llevar a la segunda parte de chicas que continuaban llegando a mi casa a buscar de Dios. Las mujeres ahora querían que sus esposos conocieran de Dios y luego sus hijos. Hoy nos reunimos muchas familias en La Roca Vallarta y lo hacemos para conectarnos con Dios y Su propósito.

Podría preguntarme ¿Dónde estaba Jesús en el proceso de mi enfermedad? ¿Por qué no llego antes? Pero hoy veo su propósito cumpliéndose no solo en mi familia sino en muchas otras familias. Hoy entiendo que Jesús esta presente y que Su Palabra en nuestra boca y corazón es el medio para transformar lo que tenía el fin de matarte para darte vida y vida en abundancia.

escrito por

Gaby Castañeda

Aurora Mujeres

Nuestra visión es que la mujer alcance su máximo potencial cuando es motivada y conectada al propósito que Dios tiene para ella y por el cual fue creada.

En Aurora Mujeres podemos ser nosotras mismas, abrir nuestro corazón, verte a ti misma de la misma manera en como Dios te ve, dejar atrás los errores y comenzar de nuevo.

1 Comentario

  1. ANGELICA LOPEZ

    Dios es Grande ! este testimonio es uno mas de que Dios escucha a quien le habla desde el corazón, Yo también soy sobreviviente de una Cancer en la mama, y gracias a que regrese a los brazos de Dios y declarando sanidad en mi cuerpo, me escucho y ahora me ha dado hasta ahorita una vida de 11 años de salud desde ese sucedo. desde entonces continue buscando una relacion mas estrecha con mi Padre celestial y, no fue hasta el año pasado donde recibi a Dios en mi corazón en un Encuentro realizado por la Roca Tijuana, no solo a Dios sino tuve una experiencia jamas vivida donde se manisfesto el espíritu santo y sentí claramente como se compenetraba en mi cuerpo y alma, no puedo explicar con palabras la experiencia que tuve , pero fue una prueba que le pedi una semana antes de asistir a ese Encuentro. ahora sigo recibiendo palabra a través de un discipulado ya que Dios me hizo una promesa de poder compartir mi testimonio públicamente para engrandecerlo a el , para ello me estoy preparando.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

No me olvidaré de tí

No me olvidaré de tí

Nuestras anécdotas de infancia son ilimitadas, podríamos cada una escribir un libro de nuestra vida y seguir haciendo versiones nuevas, añadiendo momentos según como pase el tiempo. Hoy abro mi corazón para compartirte una de esas pequeñas historias. La casa de mi...

Cuando las olas vienen

Cuando las olas vienen

Cuando las olas vienenHan pasado dos años desde que mi pequeña Abriana se fue con el Señor, la extraño inmensamente. No hay un día que pase en el que no piense en ella. Cuando siento ansiedad o empiezo a sentir una tristeza inmensa el Señor me recuerda que ella ya no...

Gratitud en medio de crisis

Gratitud en medio de crisis

Gratitud en medio de crisis En mi práctica como terapeuta familiar, todos los días me encuentro con padres e hijos, parejas y relaciones quejándose por la falta de amor o aprecio de uno hacia el otro. Escucho cosas como; “no le importo”, “no me siento amado(a)”, “no...

Cuando las cosas no salen como planeas

Cuando las cosas no salen como planeas

Cuando las cosas no salen como planeas Desde que era una niña tenía mi vida planeada. Me casaría a los 18 años y tendría mis 4 hijos antes de cumplir 25. Que sorpresa recibí cuando llegué a mis 18 años. Si tenía novio, pero mi novio tenía otros planes. En ese entonces...

La mujer y las finanzas

La mujer y las finanzas

La mujer y las finanzasSer una familia de seis en cuarentena puede ser muy entretenido porque siempre hay alguien dispuesto a acompañarte a hacer algo, ya sea a jugar un scrabble, ver una película o a salir a caminar, ¡uno siempre encuentra un voluntario dispuesto!...

Mecanismos de defensa

Mecanismos de defensa

Mecanismos de defensa Para mí, esta pandemia me ha servido para agradecer a Dios por cosas que no había apreciado últimamente, estoy aprovechando este tiempo para convivir con mis hijas y darme cuenta de sus dones y talentos, me han sorprendido de verdad con todo lo...