fbpx

Hola, mi nombre es Edgar Rodríguez, hace 10 años tomé la decisión de ser padre soltero de dos niños, en su momento una bebé de 3 meses y un niño de 5 años de edad, esto con la intención de hacer las cosas diferentes, no huir de mi paternidad, el antecedente de mis generaciones y caer en el cliché de la sociedad actual donde se entiende como normal el hecho de que al momento de una ruptura familiar quien toma responsabilidad por los hijos es la madre. Esto se convirtió en un desafío pues no contaba con un referente o un ejemplo de cómo serlo hasta que conocí a DIOS mi padre espiritual; el prototipo de hombre el cual conocí y hasta hoy continúa vigente en nuestra cultura es ser frio, machista, con carácter y emociones volubles, un hombre que es fácilmente manipulado por las circunstancias o personas alrededor de él.

2 Samuel 23:11-12 El tercer valiente era Sama hijo de Ague el ararita. En cierta ocasión, los filisteos formaron sus tropas en un campo sembrado de lentejas. El ejército de Israel huyo ante ellos, pero Sama se plantó en medio del campo y lo defendió, derrotando a los filisteos. El Señor les dio una gran victoria.

En el versículo anterior podemos ver como las circunstancias del momento hicieron huir al ejército de Israel, pero Sama no permitió ser manipulado por el momento ni las personas que huían.

Anhelo ser parte de una generación de hombres como Sama, que ante los retos decide plantarse y defender lo suyo, El tomo lo que tenía, se plantó y firme derrotó a los filisteos.
Quiero tomar lo que Dios ha puesto en mis manos, tomar a mis hijos y poder ser un ejemplo para ellos, de fe, de cómo amar, de cómo trabajar, de respetarse y respetar, de integridad, de humildad, de cómo servir, de cómo ser generoso con mi tiempo, recursos y talentos, ese es el tipo de padre que yo quiero ser.

Quiero ser parte de esa generación de hombres que dejaron de ser pasivos y tomaron acción con su paternidad y no huyeron, que decidieron pararse en la brecha por sus hijos, que decidieron instruirlos, que saben cómo dirigirlos a lo que Dios tiene para ellos.

Esto no es fácil, lo que tú y yo estamos haciendo no es fácil, la paternidad, el matrimonio, la vida misma, muchas ocasiones nos vemos abrumados por diversas situaciones, pero te puedo asegurar que si nos plantamos y defendemos lo nuestro el Señor nos dará una gran victoria.

Te puede interesar

El deseo del joven por aceptación

El deseo del joven por aceptación

El poder de la aceptación y el rechazo. Un segundo elemento del amor emocional es sentir aceptación de los padres. Un adolescente de catorce años dijo: “La cosa que más me gusta de mis padres es que me aceptan por lo que soy. No tratan de que sea como mi hermana...

El poder de la oración

El poder de la oración

Hace muchos años, diría que unos 25, tenía a mis hijos pequeños entre 7 y 8 años, algo que siempre me tenía preocupada era que mi hijo el mayor, era muy travieso, aunque decían que era normal, yo tenía temor porque no media los riesgos de sus travesuras;  que...

El amor de los padres

El amor de los padres

En mi opinión lo más importante es que los padres aprendan cómo satisfacer con eficacia la necesidad por amor emocional del adolescente. A qué me refiero con “amor emocional” En lo más profundo del alma del joven se encuentra el deseo de sentir la conexión, la...

Si es posible

Si es posible

Recuerdo el día que nació mi primer niño como si fuera ayer, esa cascada de sentimientos y emociones que descubrí ese día, tantos anhelos nacieron en mi corazón, tantos sueños, tanta dicha y gratitud por tener en mis brazos a mi hijo, a la vez nacieron emociones y...

¿Quién es el joven de hoy?

¿Quién es el joven de hoy?

Los desafíos básicos que afrontan los jóvenes de hoy son muy similares a los que tú enfrentaste cuando eras adolescente. Por una parte el gran reto de la aceptación y adaptación a los cambios que ocurren en el cuerpo, el desarrollo de una nueva manera de pensar, un...

Como enfrentar las etapas de nuestros hijos

Como enfrentar las etapas de nuestros hijos

Ser la mamá de Andrea (18 años ) y Dana (11 años) ha sido uno de los más grandes regalos que Dios nos ha dado a su papá y a mí. Cada día mis ojos se iluminan al verlas, tan llenas de vida, tan alegres, las escucho reír y mi corazón se desborda de amor. Sin embargo...

Mi hijo(a) y las Redes Sociales

Mi hijo(a) y las Redes Sociales

Hola. Mi nombre es Sissel Sánchez, soy esposa de un hombre maravilloso llamado Javier y soy una afortunada madre de 2 hijos llamados Esperanza (16 años) y Aaron (8 años). Tengo conociendo de Dios 12 años y desde el primer día que lo conocí, transformó mi vida. Cuando...

Share This